RESPUETA AUTORITARIA

La propuesta enunciada por el Lehendakari Ibarretxe, en nombre del gobierno tripartito el viernes pasado en el Parlamento Vasco, constituyó un importante gesto político, al extender nuevamente una mano generosa al gobierno del Estado español, con el fin de que en forma civilizada y por la vía del diálogo, se pueda comenzar a buscar una solución al conflicto político vasco.

El anuncio tuvo gran calado en la sociedad vasca, la cual, renovó nuevamente la ilusión de llegar a una solución dialogada del contencioso vasco, imaginando la posibilidad real de ejercer su derecho a decidir.

Lamentablemente la contraparte del conflicto a reaccionado casi al unísono con una cantidad de descalificaciones hacia los vascos. En este sentido, los socialistas colocándose a la derecha del Partido Popular, afirman públicamente que el pueblo vasco no tiene derecho a ser consultado, que solamente tiene derecho a realizar encuestas. La apuesta será doblada por el ex Ministro de Defensa del Estado, cuando declaró que la consulta no se realizara y si es necesario se acudirá a la fuerza policial para impedirla. En cuanto al Partido Popular, no vale la pena transcribir las declaraciones de sus dirigentes, ya que ni siquiera han reconocido la matriz autoritaria del franquismo, y además, se oponen férreamente a la aprobación de la ley de verdad histórica, como así también, a reconocer la diversidad de nacionalidades que hoy forman parte del Estado español.

La respuesta de la democracia española ha sido insultar al pueblo vasco, y en un mundo hasta donde las dos Coreas inician un proceso de diálogo en busca de la paz, socialistas y populares se niegan a colocar en su agenda la posibilidad de dar solución al conflicto vasco. Además, haciendo uso de una institución franquista, como la Audiencia Nacional, se han detenido a veintidós integrantes de la Mesa Nacional de Batasuna, en la localidad de Segura (Gipuzkoa), y seguramente, continuarán deteniendo o prohibiendo en el futuro, a todo lo que huela a vasco.

Los vascos no son culpables que en el Estado español se ponga en crisis la figura de la monarquía o se quemen fotos del Rey, el cual, parece ser no representa a una importante cantidad de ciudadanos del Estado, menos aún, los vascos son responsables de las interminables discusiones sobre que significa España hoy, sus virtudes y debilidades, la ley de símbolos, etc.

Los vascos deben continuar construyendo Nación, buscando los denominadores comunes, trabajar para lograr la unidad abertzale, luchar por el derecho a decidir su futuro en democracia e internacionalizar el conflicto. En este sentido, hay que fortificar este proceso que recién se inicia y llegar hasta el final del mismo, con o sin España, la cual, hasta ahora solo ha tenido una respuesta autoritaria.

Prof. César Arrondo

Universidad Nacional de La Plata/Argentina

Comentarios

Entradas populares