Discurso de Unai Ziarreta en el Parlamento Vasco

Arratsalde on, legebiltzarkideok, gonbidatuak;

Politika orokorreko osoko bilkurek igarotako urteari buruzko balantzea egiteko balio dute, baita hurrengo helburuak eta irizpideak zehazteko ere.

Eztabaida berezia da aurtengoa. Legealdiaren erdi-erdian egiten dugu gaurko bilkura hau, eta egoera, iazkoarekin alderatuz, oso ezberdina da, ETAren su-etena gogoan baitugu denok. Berezia da batez ere eztabaida honek herri honen etorkizun politikoa finkatzeko balio behar duelako. Horretarako eta Estatu espainolera demokrazia helduz geroztik gainditu gabe dagoen asignatura nagusia bideratzeko ere bai; hau da, amaitu gabeko trantsizioa Euskal Herrian.

Jakin badakit batzuk arreta desbideratzen saiatu egingo direla. Sozialisten bozeramaileek saio horiek iragarri dituzte jada. Era inozo samar batean, ia haurren modura, esaten digute kontsulta bat deitzeko Jaurlaritzaren asmoak beraiek dioten “benetako Euskadi” horren arazoak ezkutatzea baino ez duela bilatzen.

Gauza askok kezkatzen dute jendea. Ni, herritar bezala, ekonomiaren eboluzioak kezkatzen nau; hezkuntzak kezkatzen nau; osasunak, etxebizitzak, langabeziak, erretiroa hartzen dudanean pentsioa kobratuko dudan ala ez; gure erakundeek beren baliabideak modu egokian kudeatzen dituzten ala ez; gure instituzioek pertsona helduentzako eta ezinduentzako arreta eta zerbitzu egokiak bermatzen dituzten ala ez… Gauza horiek guztiek kezkatzen naute, noski.

Arazo horiek gizartea kezkatzen dute, eta arazo horiei guztiei erantzun bat eman behar zaie, eta ematen zaie instituzioetatik. Baina arazo hauek ez ezik beste batzuek ere jendearen kezka eragiten dute. Kezka handia gainera. Normalizazio politikoaz eta herri-galdeketaz ari naiz. Duela bi urteko hauteskundeetan Eusko Alkartasunak eta PNV-k eskaini genuen programa elektoralean kontsultaren beharra aipatzen genuen espreski. Eta gurea izan zen hauteskunde-egunean babes gehien jaso zuen programa. Horregatik esan dezaket herri honen normalizazio politikoa euskaldunok benetan kezkatzen gaituen gaia dela. Eta, beraz, Jaurlaritzak aurrerapausuak eman behar ditu derrigorrez konponbidea lortu ahal izateko, baina eguneroko arazoen kudeaketa deskuidatu gabe.

Eta puntu honetara iritsita, gauza bat esan nahi dut: hirukoan ez omen ditugula gauzak hain gaizki egiten sozialistek Jaurlaritzaren hainbat lege eta proiektu garrantzitsu babestu dituztenean. Garrantzitsuenak esango nuke nik, zeren azken bi urte hauetan aurrekontu orokorrak, urteko legerik garrantzitsuena, PSEren botoekin onartu baitira.

Nik bezala, zuek ere ederki dakizue gobernu batek duen tresna nagusia aurrekontua dela, bertan gastuaren lehentasunak eta martxan jarriko diren ekintzak zehazten direlako. Zuek Jaurlaritza honen inbertsio-planak, gastuak eta diru-sarrerak babestu dituzue, euskal herritarrentzat onak direlako, beren arazoak konpontzeko balio dutelako. Beraz, eskaera zintzo bat: ez zaitezte aprobetxatu gaur, telebistak etorri direla ikusita, horrekin demagogia egiteko.

Eta hauxe esaten dizuet datuek eta estatistikek Jaurlaritzaren lana eta kudeaketa babesten dutelako. Gaur bertan, goizean, lehendakariak berak horren berri eman digu guztioi, baina nik Eustat-ek eginiko txosten bat aipatu nahiko nuke dena den, oso adierazgarria iruditzen zaidalako eta mundu osoak erraz ulertuko duelako. Eustat-ek Nazio Batuek erabiltzen duten metodología bera erabili eta txosten batean Euskadik duen Giza Garapenaren Indizea neurtu du. Txostenak mundu osoko estatuen sailkapena egiten du jendearen bizi-baldintzen arabera eta Euskadi hirugarren dago. Bakarrik Norvegia eta Islandiako indizeak gurea baino altuagoak dira, eta gure atzean geratzen dira Estatu Batuak, Kanada, Japonia, Australia, Irlanda, Suedia, Alemania… Errepikatzen dut garrantzitsua delako. Bakarrik Norvegia eta Islandia ditugu aurretik; espainiar Estatua, ordea, hemeretzigarren tokian agertzen da. Lan egiten jarraitu behar dugu eta ezin dezakegu pentsa dena eginda dagoenik, baina, honelako datuak ikusita, argi geratzen da bide onetik goazela, autogobernuak fruituak ematen dituela.


Existe una conexión evidente, directa, entre autogobierno y bienestar para la ciudadanía vasca. Ustedes, señores y señoras del PP y del PSOE, conocen perfectamente cuál era la situación en este pueblo durante los primeros años de la democracia, cuando empezábamos a poner en marcha nuestras instituciones propias. Este pueblo tenía unos déficits estructurales tremendos: no había infraestructuras, se había producido un empobrecimiento evidente en nuestros pueblos y ciudades, no se había invertido nada en las provincias que el dictador consideró traidoras, el euskera estaba en un trance agónico de desaparición y teníamos unos índices de paro que en muchas zonas llegaban hasta el 30%.

Hoy la situación es muy diferente. En Euskadi casi podemos decir que no existe paro (entre un 3 y un 4%). Este último año se han creado más de 50.000 empleos y nuestra tasa de ocupación está 2,2 puntos por encima de la media europea y 1,7 puntos por encima de la del Estado. Es un crecimiento que se apoya, además, casi exclusivamente en el empleo femenino.

Pero no se trata sólo de crecer, sino también de mejorar la calidad en el empleo. Por eso se ha intentado –y con éxito, puedo decir– reducir la tasa de temporalidad, con un descenso de 10 puntos en este último año. Los datos son buenos y están ahí, pero no hay que descuidarse. Hay mucho campo en el que incidir. Estamos por encima de la media del Estado español, pero hay que seguir trabajando para reducir una temporalidad que todavía nos aleja de la media europea.

Nuestra sociedad, como economía madura, avanza decididamente en un proceso de terciarización que no debe hacernos descuidar un pilar fundamental del desarrollo vasco como ha sido la industria, que tras unos años de pérdida de fuerza en nuestra economía ha entrado otra vez en fase de reactivación.

En materia de empleo son varias las necesidades que hay que abordar. Como decía, hay que trabajar con firmeza para seguir reduciendo la temporalidad, para seguir incorporando a la mujer al mercado de trabajo, para mejorar el nivel de empleo a partir de los 54 años. Tenemos que estar muy atentos a la evolución del empleo por sectores, pero, claro, esto sin olvidar que la regulación del mercado de trabajo y de las condiciones del mismo las pactan ustedes en Madrid, y que las pactan, señores del PSOE y del PP, con UGT, con CCOO y con la patronal, la CEOE, despreciando a la mayoría sindical y empresarial de este país.

También le preocupa, y mucho, a este gobierno, la Seguridad y Salud Laboral. Esta es otra área importante. Otra área en la que se nos niegan desde Madrid las transferencias contempladas en el Estatuto de Gernika, lo cual obliga al Gobierno vasco a habilitar técnicos que suplan las carencias de una Inspección de Trabajo con una dotación claramente insuficiente. Se niegan a transferirnos la Inspección, pero aún así hemos sido capaces de reducir de manera sustancial la siniestralidad. Sin embargo, no nos conformamos. Hay que seguir trabajando hasta conseguir que los accidentes sean cero. Las cifras de siniestralidad continúan hoy siendo altas, y exigen mucho trabajo y acuerdos con todos los agentes.

Estas son áreas que preocupan a este gobierno y también al grupo político que represento, a Eusko Alkartasuna. Y de la misma manera nos preocupa –y trabajamos para mejorarla– la educación de nuestros hijos. De ahí que el Departamento de Educación esté ampliando constantemente los acuerdos con los municipios para extender la atención educativa en el tramo de 0 a 3 años; de ahí que también esté aumentando el número de plazas para el profesorado (mil sesenta nuevas plazas, y dos mil más para el ejercicio 2008-2009), incluidos los niveles universitario y de Formación Profesional.

Igualmente trabajamos desde otra área del Gobierno gestionada por EA para adaptarnos a los grandes retos medioambientales que tenemos por delante, uno de ellos, el de paliar los efectos del cambio climático, que es ya una realidad. Para ello trabaja este Gobierno, que ya ha aprobado instrumentos como el nuevo programa marco ambiental hasta el año 2010 dentro de la estrategia de sostenibilidad 2002-2020.

Estas son algunas de las cuestiones que preocupan a este Gobierno, como cubrir las necesidades básicas de los que menos tienen, por ejemplo a través de la renta básica, cuya cuantía hemos ido incrementando de manera continua y que da un respiro a más de 33.000 perceptores. Y estamos trabajando además en el complemento de vivienda para que los perceptores de la renta básica puedan acceder a una vivienda digna y las Ayudas de Emergencia Social puedan destinarse de una manera adecuada a paliar situaciones de urgencia, evitando así que todas las partidas destinadas a las AES se agoten en el pago de alquileres.

Todo esto nos preocupa y el Ejecutivo trabaja de firme para solventar problemas e incrementar los niveles de bienestar de nuestro pueblo. Pero a la sociedad vasca y a los tres grupos que sostenemos el Gobierno vasco también nos preocupa el déficit de inversiones del Estado en Euskadi. Como no podía ser de otra manera, previendo la celebración de este debate, fuentes de Moncloa se han apresurado a señalar que el Estado va a invertir varios millones de euros en Euskadi. Lo cierto, sin embargo, es que los vascos tenemos un fuerte déficit en nuestra relación con el Estado español. En el año 2005, en concreto, el déficit fue de 1.500 millones de euros. 1.500 millones que los vascos entregamos a Madrid y que luego no se han invertido aquí, que se destinan a no sé qué, igual a construir autopistas gratuitas en lugares por donde no transita casi nadie mientras que las autopistas que articulan nuestro territorio son de pago porque hay que hacer frente a los costes de mantenimiento. También de eso habrá que hablar.

EGIN GABE DAGOEN EZTABAIDA.

Unai Ziarreta

Comentarios

Entradas populares